Inicio / Centro de Prensa / Noticias

De los ODM a los ODS: Por qué los nuevos objetivos globales pueden llegar más lejos que los primeros

Por Chris Derksen-Hiebert, Director de Políticas Públicas de World Vision International

Por muchas décadas, el mundo ha producido más que suficiente comida para alimentar a todos en la tierra. Lo que ha eludido el ingenio global, sin embargo, es la elaboración de un mecanismo para asegurar que cada persona en el mundo tenga acceso a suficientes alimentos para comer. Como resultado, 800 millones de personas todavía se acuestan con hambre cada noche. 

Si se encuestara a todos en el mundo, es probable que casi todos estarían de acuerdo en que este tipo de situaciones no debería permitirse que continúe y que hay que hacer algo para enfrentar la inequidad evidente de hambre en una época de abundancia. La pregunta es: ¿Qué se debe hacer? 

Hace una década y media, las Naciones Unidas hizo algo. Se introdujeron los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), que crearon la primera guía para abordar la pobreza y el hambre en una escala global. 

Haciendo un balance de los avances después de 15 años, podemos ver ganancias sustanciales que se han hecho. Por ejemplo, el número de personas que viven en la pobreza extrema se ha reducido a la mitad, mientras que la proporción de personas desnutridas en el mundo en desarrollo ha caído a alrededor del 12 por ciento. Estas estadísticas representan millones de vidas salvadas. 

La lucha contra la pobreza mundial está lejos de terminar. Más de mil millones de personas ganan menos de $ 1,25 dólares al día, que es la definición de la pobreza extrema. La mayoría de estas personas, unos 800 millones, están desnutridos - no pueden pagar alimentos suficientes para llevar una vida sana y activa. 

Son los niños los que más sufren. Sus cuerpos y mentes jóvenes son menos capaces de soportar períodos de hambre. Se estima que uno de cada cuatro de los niños del mundo están endebles. Estos niños se convertirán en adultos con la fuerza física disminuida y la capacidad mental que los perseguirá a lo largo de sus vidas. 

Entonces, ¿qué se va a hacer ahora, cuándo los ODM entran en sus últimos días? El mundo ha cambiado bastante en los últimos 15 años. La brecha entre los países "desarrollados" y los de "en desarrollo" ya no es tan clara como lo era antes. Hoy en día uno de los peores lugares en pobreza se puede encontrar en países como la India y Brasil, pero estos países también están generando gran riqueza. La desigualdad dentro de los países es tan evidente como la desigualdad entre los países. 

Se necesita un nuevo enfoque. Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), fueron adoptados este mes por los líderes mundiales. Estos buscarán erradicar la pobreza para el año 2030 -, así como luchar contra la desigualdad, la violencia y la destrucción del medio ambiente. Entonces, ¿Por qué los ODS finalmente tendrán éxito en acabar con la pobreza extrema y el hambre? 

Para empezar, los nuevos objetivos son universales. Esto significa que todos los países, - así como las agencias de ayuda, las empresas y el público, trabajando en asociación colaborativa - pondrán en práctica esta agenda audaz para un mundo transformado.

Fundamentalmente, también son 'metas cero’. Si bien las metas del Milenio trataron de sacarnos a medio camino de la meta de acabar con la pobreza y el hambre, las nuevas metas están diseñadas para terminar el trabajo. Para llegar a cero. Esto significa que un esfuerzo deliberado será requerido por los responsables políticos para llegar a los que viven en los márgenes extremos de la sociedad. 

Para World Vision, esto significa llegar a los niños y niñas más vulnerables en los lugares más difíciles del mundo para vivir. Son los niños de las zonas remotas, en el peor de los tugurios urbanos, en medio de conflictos insolubles y golpeados por las sequías o las inundaciones causadas por los efectos del cambio climático. 

Creemos que el desarrollo sostenible empieza y termina con salud, nutrición y niños bien educados y libres de toda forma de violencia, y los ODS representan una oportunidad sin precedentes para que lo logremos dentro de esta generación. 

En esta ocasión, la erradicación de la pobreza es responsabilidad de todos. Todo el mundo en todas partes puede tomar medidas para promover la igualdad y convertirse en ciudadanos globales de un mundo mejor para los niños y las niñas. 

Chris Derksen-Hiebert es el Director de Políticas Públicas para World Vision International. World Vision es una organización de ayuda, desarrollo y promoción cristiana mundial dedicada a trabajar con niños, familias y comunidades para superar la pobreza y la injusticia. World Vision sirve a todas las personas, independientemente de su religión, raza, etnia o género.


Comentarios en facebook ()