Inicio / Centro de Prensa / Historias y Testimonios

Indira: "Los niños no son el futuro… son el presente"

Indira: "Los niños no son el futuro… son el presente"

Indira tiene 17 años, es alegre, amigable, decidida y perseverante. A ella le gusta ayudar a los demás, nació en la ciudad del Cusco. Actualmente está preparándose para postular a la Universidad  Nacional San Antonio Abad del Cusco. Es la ultima de seis hermanos.

Indira al igual que muchos niños y niñas del Perú vive en una zona con altos índices de violencia juvenil, Santiago que es el distrito donde ella vive presenta los más altos índices de casos VIH en la ciudad del Cusco.  Aparentemente el entorno donde vive Indira no le da las posibilidades de sobresalir. Sin embargo Indira, junto a aproximadamente 30 niños de esta zona, se han convertido en estos últimos años en los agentes de cambio de sus barrios, de su distrito e incluso de su región.
 
La mamá de Indira es ama de casa y el papá es maestro de obra, ellos desde muy jóvenes se vinieron del poblado de Paccarectambo en la Provincia de Paruro del Cusco. Se situaron en la zona de Huancaro del distrito de Santiago donde hasta ahora viven. Al igual que los padres de Indira la mayoría de las familias de esta zona pertenecen a provincias altas del Cusco, que vinieron a la cuidad con ansias de superación, buscando dar a sus hijos una mejor vida. En ese intento estos padres de familia salen de casa todo el día, para realizar labores técnicas o de servicios: como maestros obra, vendedores ambulantes, vendedores en el mercado u otro trabajo que les permita llevar un pan a la casa. Entre estos padres de familia que viven en esta zona, hay muy pocos profesionales. Esta situación hace los que niños se queden solos en casa,  estando a merced de los diversos peligros que presenta el entorno, como el alcoholismo, la drogadicción, la violencia juvenil entre otros.
 
En cambio en el caso de Indira su mama decidió ser vendedora de abastos, pero a la vez criar a sus hijos, por ello salía muy temprano en la mañana y regresaba al medio día para preparar el almuerzo y atender a sus hijos en la tarde. “Es importante cuidar y velar por los hijos para tengan un buen futuro”, dice la mamá de Indira.
 
Indira participa desde los nueve años en las acciones que realiza World Vision en su distrito “primero llegue a participar en lo que es clubes de amigos, donde nos enseñaban a conocer nuestros derechos y sobre nuestra autoestima, luego conformamos AJF, que es la Alianza Juvenil sin Fronteras. También participe en los talleres de Karate y Oratoria donde lo más importante era la práctica de los valores en nuestra vida. Así mismo participe también en los presupuestos participativos del distrito, para luego integrar la Coordinadora de Huancaro. Y hace poco conformamos la ARLIC , que es la Alianza Regional de Lideres Cusqueños”
 
A través de estos años Indira ha crecido integralmente, porque no solo ha mejorado y profundizado  sus conocimientos en su centro de estudios, sino también ha desarrollado capacidades y habilidades para su liderazgo y participación; además de fortalecer su autoestima  y deseo de superación.   “A nivel de familiar me ha ayudado mucho participar en los talleres de World Vision, porque  fortalecieron la práctica de los valores en mi vida, en ese sentido considero que Dios ocupa un lugar primordial en mi vida”.
 
Indira pertenece a  AJF, la Alianza Juvenil Sin Fronteras, que es una agrupación juvenil que nació de la necesidad de los niños y niñas de Huancaro de ayudar a otros niños como ellos. “Nosotros veíamos que habían niños, adolescentes y jóvenes que necesitaban conocer lo que nosotros estábamos aprendiendo en los talleres, por eso que decidimos conformar  AJF, para que otros niños, adolescentes y jóvenes tuvieran la oportunidad que nosotros teníamos, entonces nos comprometimos a replicar lo que estábamos aprendiendo” dice Nefali Tupa (20 años) fundadora de AJF y activa participante de AJF.
 
Los niños de Huancaro, a través de AJF, fueron algunos de los primeros niños que participaron en el  Presupuesto Participativo del distrito de Santiago . Como Organización juvenil, la AJF participó en el Presupuesto participativo del distrito Santiago desde el 2007, donde se abrió por primera vez la mesa 5, para los niños y jóvenes. A partir del 2008, la agrupación logró la aprobación de tres proyectos: las postas itinerantes, la casa de la juventud y las bibliotecas virtuales que actualmente se vienen construyendo para que muy pronto estar en funcionamiento a favor de los niños del distrito.

Indira fue panelista en el foro: "Los Niños como protagonistas de la noticia"

La participación de los niños, adolescentes y jóvenes en Huancaro  ha hecho que las personas mayores los tomen como ejemplo, ya que los niños y adolescentes han logrado muchas cambios en su barrio como la limpieza del rio Huatanay, la ejecución de campeonatos deportivos para jóvenes y adolescentes, buscando que el deporte sea una buena opción de pasar el tiempo sanamente para los jóvenes del barrio, así como el de participar y dar su opinión en las asambleas  de sus barrios “Los adultos se dan cuenta y dicen: si, tienen mucha razón y comienzan a tomar en cuenta  nuestras opiniones. Anteriormente no era así, si querías asistir a una reunión tenias que ir con tu DNI y ser mayor de edad o ser socio, pero ahora están aceptando un poco más las opiniones de los niños”. Nos dice Indira
 
“Yo me considero un agente de transformación” dice Indira, “es decir un agente de transformación es ser partícipe de la transformación, primero empiezas transformándote a ti misma, cambiando de actitud para bien y después ayudar a que los demás también cambien” 
 
Actualmente los niños y niñas de Huancaro están aportando al desarrollo de su distrito, ellos continúan  capacitándose, para después ayudar a los demás niños y hacer las replicas como educadores pares, es decir, enseñar a un persona o varias personas de misma edad lo que aprendieron, también están incentivando la conformación de más agrupaciones juveniles se organicen, la coordinadora de Huancaro y ARLIC, son parte de estas iniciativas. En la Coordinadora de Huancaro mensualmente se reúnen 100 niños aproximadamente de 10 organizaciones juveniles de Huancaro. En ARLIC, se reúnen aproximadamente 65 niños, adolecentes y jóvenes de las  13 provincias del Cusco. Esta ultima recién inicio su trabajo en diciembre del año pasado.
 
Indira es un ejemplo de que los niños, niñas y adolescentes pueden hacer grandes transformaciones en la comunidad, en sus barrios, distritos y regiones: sí tienen las capacidades, medios y oportunidades.
 
“De aquí 10 años me veo un gran líder, me veo como una gran abogada. Me gustaría empezar de poco primero ser regidora, luego alcaldesa y llegar a ser presidente de la república. Yo quisiera decirles a los jóvenes, niños y adolescentes que no dejen de soñar nunca, porque creo que el que sueña vive en sí y que nunca se dejen llevar por las cosas malas; y que también se organicen porque organizados causarán mayor impacto. Nosotros, los niños, niñas y adolescentes sí podemos solo nos falta tener un poco más de voluntad. ¡Nosotros no somos el futuro, somos el presente!”. 

Comentarios en facebook ()