Inicio / Centro de Prensa / Historias y Testimonios

Qoñiwasi: Los niños crecen más sanos en un hogar cálido

Qoñiwasi: Los niños crecen más sanos en un hogar cálido

“Mis hijos están alegres y ya no se me enferman como otros años; antes  no estaban protegidos del frio y del viento que es muy fuerte en mi comunidad, pero ahora hasta tienen un espacio para jugar y hacer sus tareas dentro de mi Qoñiwasi”, comenta Irene Catunta, una de las madres de la comunidad andina de LLallapara,  ubicada en la provincia de Kanas, en la región Cusco, a 3950 msnm.

Irene tiene 6 hijos en edad escolar y decidió mejorar su vivienda con la expectativa de disminuir las enfermedades respiratorias que frecuentemente les aquejaban, debido a las bajas temperaturas que soportan, especialmente en invierno. En lo que va del año 2012, el Ministerio de Salud ha reportado más de 20 muertes de menores de cinco años en Cusco y más de una centena en todo el país, a causa de enfermedades respiratorias ocasionadas por el frío.

Con el apoyo de World Vision, cada vez son más las  familias de esta zona que están convirtiendo sus viviendas tradicionales en “hogares cálidos”, que es la traducción al castellano de Qoñiwasi. Este es un modelo para mitigar los efectos del friaje, a través del acondicionamiento de las viviendas para mantenerlas calientes y abrigadas, con el uso de techos y tragaluces que concentran el calor solar y lo mantienen en las paredes de la casa.

Los niños no sólo están mejor protegidos contra el frío, sino están más felices dice Irene; pues los “hogares cálidos” van más allá de la infraestructura y están articulados a una propuesta que busca brindar mejores condiciones para que los niños crezcan protegidos y desarrollando su potencial.

Las familias que participan de este proyecto también se capacitan en temas  como alimentación, afecto  y estimulación de los niños para promover sus habilidades. La mayoría de  ellas, está cambiando la pequeña habitación, donde cocinaban, servían sus alimentos, dormían  y criaban algunos animales, por espacios más ordenados y saludables, acordes a su propia expectativa de futuro y posibilidades de cambio. Los Qoñiwasis  emplean tecnología limpia y de bajo costo, son una medida de adaptación al cambio climático y se fundamentan en un modelo ecológico denominado Permacultura.

El modelo también incluye fogones mejorados, para liberar el humo de las cocinas y calentar las tuberías de agua que abastecen el lavatorio y la ducha de la casa, además de galpones de cuyes y otras instalaciones, como el Rincón de Estudio o Biblioteca que algunos padres, como Irene destinan para que sus hijos estén ” sanos, felices y estudien mejor”.


Comentarios en facebook ()