Inicio / Centro de Prensa / Noticias

Japón: Se inaugura espacio amigable para niños en Tome


 

Los niños que asisten al primer espacio amigable instalado por World Vision a raíz del terremoto y tsunami en Japón han decidido llamarlo por otro nombre – Zenin syugo o “todos juntos reunidos”. Pero el propósito es el mismo.
 
Tras un desastre de larga escala como la tragedia del 11 de marzo en Japón, World Vision establece espacios amigables para niños como un lugar seguro, acogedor y con supervisión adulta donde los niños vulnerables pueden jugar e interactuar con otros pequeños de su misma edad, pueden hablar de sus experiencias y comienzan a recuperarse del trauma que les tocó enfrentar.
 
Trauma emocional
 
Las edades de los niños en el espacio amigable en Tome van desde pequeños que asisten al nivel inicial hasta aquellos que terminan la primaria. Todos ellos son de Minami Sanriku, una ciudad en la prefectura de Miyagi que fue destruida casi por completo por el tsunami.
 
El efecto emocional que el desastre está teniendo en los niños es obvio “Estoy preocupado por mi tía que todavía está desaparecida” dice Syo, una niña de 9 años
 
“Me pregunto cómo viviré y reconstruiremos nuestra casa” dice Hikaru, también de 9 años. “Estoy preocupada porque el tsunami puede regresar”
 
“Me pregunto si podré regresar a la escuela con mis amigos” agrega Shiori, de 12 años.
 
Buscando estabilidad en medio de la devastación
 
Yoko Takuma, miembro de World Vision en Japón, cuenta sobre el trabajo que desarrollarán contando una historia mediante figuras. Después de esto, los niños escriben las actividades que les gustaría hacer y comparten sus ideas. Las ideas son simples – tocar el piano, jugar futbol, básquet, etc.
 
Para estos niños, que acaban de enfrentar un trauma extremo, quizás uno de los mejores remedios es simplemente recobrar la sensación de normalidad.
 
Ahora mismo, ellos están viviendo en un albergue. Ellos no saben cuándo iniciará las clases otra vez, muchas de sus escuelas fueron destruidas. Muchos de ellos han perdido sus casas y muchos otros perdieron a las personas que amaban.
 
El camino de la recuperación
 
Esta es la razón por la que World Vision considera el soporte emocional tan crítico como la asistencia física para los niños que han experimentado desastres. Incluso actividades simples que involucren interactuar con otros niños y procesar sus sentimientos pueden ser el camino de su sanación.
 
“Yo solía jugar con dos o tres amigos que están ahora en el mismo salón del albergue” dice Narumi de 11 años. “Fue divertido hablar y jugar con todos”.
 
World Vision, organización cristiana de ayuda humanitaria y desarrollo, continuará respondiendo a las necesidades de largo plazo en las siguientes semanas y meses.

Comentarios en facebook ()