Inicio / Centro de Prensa / Noticias

José Chuquín y Norman Tattersall: El legado que la violencia terrorista no pudo silenciar

Hace 25 años, atentado terrorista cegó las vidas de dos directores de World Vision en Perú. Su legado, continúa.

El 17 de mayo de 1991 un atentado terrorista cegó las vidas de Norman Tattersall  (Canadá) y José Chuquín (Colombia). Fueron ametrallados metros antes de ingresar a las Oficinas de World Vision Perú, en Breña.

Norman era el  Director Nacional interino de World Vision en Perú. También trabajó con la organización en Honduras y El Salvador. Hablaba perfecto español, su padre enseñó en el Instituto Bíblico Wycliffe en Colombia durante los años de la violencia. Se casó con Ivy Dyck, con quien tuvo dos hijos: Tracy y John Mark. Estaba a punto de cumplir 25 años de matrimonio.

José era parte de un pequeño grupo pionero de World Vision en América Latina. Se unió a la organización en 1977 como coordinador de Asistencia a la Niñez para el área de El Caribe.  En 1980, se convirtió en Director Nacional de World Vision Colombia, donde comenzó a explorar las “economías solidarias”.

José fue un miembro activo de la iglesia menonita de Bogotá.  En 1986, fue el representante protestante en una reunión con el Papa Juan Pablo II, durante su visita a Bogotá. Se casó con Laura Board -su novia universitaria- en 1976. Ellos tuvieron cinco hijos: Nicolas, Julie, Daniel, Jose David y Juan Camilo.

Norman y José se encontraban en Perú haciendo entrevistas para el próximo Director Nacional de World Vision en el país.  El mismo año (1991), producto de la violencia senderista, también desaparecieron 04 personas más que trabajaban con World Vision:  los promotores Luis Gutierrez, Ciro Casaverde,  Miguel Sarmiento y el líder comunitario de Apurimac, Cayo Vargas, lo que llevó a la decisión de suspender las operaciones de World Vision luego de 10 años de trabajo en el Perú. World Vision reabrió sus proyectos en Perú en 1994.

En una ceremonia privada, los trabajadores  de World Vision Perú se reunieron para rendir homenaje  a Chuquín y Tattersall, y recordar y orar por las familias de todas las personas que perdieron un ser querido producto de la violencia terrorista.