Inicio / Centro de Prensa / Historias y Testimonios

La información previene la ablación: El ejemplo de Vashty

6 de febrero - Día Internacional de lucha contra la mutilación genital femenina

Vashty Lechuta vivía en Kenia junto a su familia, cuando supo que la familia de su padre preparaba su matrimonio y, por tanto, el ritual de la ablación o mutilación genital femenina. Gracias a que su madre había participado de las charlas informativas sobre las consecuencias de la ablación, pudo evitar el futuro que su padre tenía preparado para ella.

Los matrimonios forzados se realizan generalmente a edades muy tempranas: desde los 9 años o durante la adolescencia. A pesar que en muchos países, como Kenia, está prohibido por la Ley, son prácticas comunes en determinadas regiones. Esta tradición pone en riesgo el futuro de la niña porque se espera que cambie su papel de estudiante por el de ama de casa. En muchos casos, antes de un matrimonio forzado se practica la mutilación genital femenina o ablación.

El caso de Vashty:

Cuando Vashty conoció los planes de matrimonio que su padre tenía preparados para ella corrió a decirle a su madre que ella no quería participar de ese rito. Su madre había asistido a varias charlas, realizadas por el personal de World Vision en Kenia, sobre las consecuencias de la ablación y decidió apoyarla. Los planes se cancelaron.

Gracias a la valentía de la niña y su madre, Vashty pudo combinar sus estudios de informática con charlas sobre el derecho que tienen las niñas a negarse a ser sometidas a una ablación. “Queremos que nos permitan luchar contra la ablación”, dice Vashty. Ejemplos como el de Vashty y su madre nos enseñan que la educación en las comunidades es de vital importancia para concientizar a las mujeres de las consecuencias de esta práctica.

Artículo publicado originalmente por World Vision España

 


Comentarios en facebook ()