Inicio / Centro de Prensa / Historias y Testimonios

Liderazgo que influencia vidas

Ancash: Nataly del Rosario, " Como alcaldesa escolar representar y transmitir las voces de los estudiantes ante mi comunidad es todo un honor y un reto".

En la provincia de Yungay, una zona altoandina, a 45 minutos de la capital de Ancash, vive Nataly del Rosario. Ella es una adolescente de 16 años y prefiere que sus amigas con quienes estudia el último año en la escuela, la llamen Nataly. El próximo año espera dejar su comunidad rodeada de árboles de pino y eucaliptos, para viajar a Lima, donde estudiará medicina en una universidad nacional.

Este año, Nataly sintió que obtuvo un logro importante en su vida, su familia y amigos se sienten muy orgullosos de ella. Nataly fue elegida alcaldesa escolar, para representar a todos los estudiantes de su escuela.  “Nunca olvidaré el momento que dieron los resultados de las elecciones escolares en marzo, a principio de este año. Sentí mucha felicidad cuando supe que había sido elegida, pero no por el cargo, sino por saber que la mayoría de estudiantes confiaban en mí, y que deseaban que yo los represente, transmitir las voces de los estudiantes ante las autoridades del colegio y de mi comunidad sería todo un honor y además un reto”, cuenta Nataly.

En el 2012, Nataly fue invitada por World Vision a participar de la Red de Niños y Adolescentes de la provincia de Yungay. Desde entonces ella participa de las reuniones que se realizan cada 3 o 4 semanas.

“Recuerdo cuando asistí la primera vez, habían unos 30 chicos de diferentes colegios. Yo aún era muy tímida, me daba vergüenza dar mi opinión y participar de los temas que se trataban. Poco a poco fui perdiendo el miedo con los juegos y las dinámicas rompehielos que hacían. Esas actividades ayudaban a conocernos mejor con todos los chicos y chicas que participaban de la red, y a aprender a relacionarnos con respeto”, cuenta Nataly recordando sus inicios en la Red de niños y adolescentes de World Vision.

“Luego de unos meses, aprendí a hablar en público, ya no sentía miedo. Me dieron la oportunidad de dirigir algunas sesiones, donde hablábamos de temas y problemáticas de nuestra sociedad y comunidad. Uno de los temas era sobre el alto porcentaje de embarazo precoz que existía en mi comunidad. Fue allí que junto a los integrantes de la red, decidimos hacer campañas de sensibilización, cada uno en sus escuelas. Así tratábamos de buscar soluciones sensibilizando a nuestros amigos y nuestros pares.

“Todos los temas que tratábamos en la red, como valores, violencia escolar, medio ambiente, reciclaje, higiene, sexualidad responsable, y otro más, siempre los replicábamos en nuestras escuelas a través de charlas. Han pasado 3 años de mi participación de la red de niños y adolescentes, y ahora siento que soy más responsable y respetuosa. Pude aprender valores que aplicaré el resto de mi vida, valores como el respeto y el amor al prójimo.

Gracias a estos conocimientos y el trabajo que fui realizando en mi escuela, este año puedo ser parte del Municipio Escolar, con el cargo de Alcaldesa. Ahora en la escuela puedo realizar propuestas a favor de los estudiantes y de la niñez, participo de los eventos organizados por las autoridades de mi comunidad, y cómo líder juvenil mis voz es escuchada.

Toda esta experiencia me ayudo a ser mejor persona, mis 3 hermanos menores ven en mi un referente. Por eso trato de ser un buen ejemplo para ellos, siempre les aconsejo al igual que a mis amigos en la escuela. Y ahora mis hermanos, luego de ver mi experiencia, también quieren pertenecer al municipio escolar, para ser de ayude en todo lo que se necesite”.


Comentarios en facebook ()