Inicio / Centro de Prensa / Noticias

Golpes y dolor: un flagelo global que podemos eliminar

Más de 1.7 mil millones de niños y niñas se ven afectados por la violencia cada año

"Su bofetada fue realmente dolorosa... casi vi las estrellas". Estas no son las estrellas que los niños y niñas miran en una noche de verano.

Se estima que más de 1.3 mil millones de niños ven a estas otras estrellas cada año en todo el mundo, después de ser golpeados o abofeteados violentamente por un adulto como un método de disciplina en el hogar. Con 6 de cada 10 niños que sufren el castigo físico en el hogar, esta es, con mucho, la forma más frecuente de violencia contra los niños; una crisis global que no aparece en los titulares.

Esta semana, la Alianza Global para eliminar la violencia contra la Niñez reúne a gobiernos, las Naciones Unidas, sociedad civil, líderes religiosos, sector privado, organizaciones filantrópicas, académicos y niños y niñas en Estocolmo en la Cumbre de Soluciones. Su objetivo es analizar las formas de violencia, como el castigo físico, y determinar qué se necesitaría para eliminarla.

A pesar de la evidencia que demuestra sus efectos dañinos en el bienestar físico y mental de los niños y niñas y disipa cualquier beneficio disciplinario, muchos gobiernos no pueden prohibir esta práctica. A partir de enero de 2017, los gobiernos de 92 estados no han asumido ningún compromiso en este tema.

En World Vision, creemos que los gobiernos tienen un papel que desempeñar para poner fin a esta epidemia mundial:

Prohibiendo el castigo físico a los niños y niñas en todos los entornos

Apoyando a las familias y profesionales en usar una disciplina positiva con los niños y niñas

- Cambiando las normas sociales que aprueban el castigo físico contra los niños y niñas

También estamos haciendo nuestra parte.

En República Dominicana, World Vision ha reunido más de 10,000 firmas solicitando legislación para prohibir el castigo físico, y la presentó al Congreso Nacional. A través de nuestro programa Canales de Esperanza, hemos enseñado a más de 300 líderes católicos y evangélicos sobre la crianza positiva y la disciplina.

En Perú, más de 110,000 personas han firmado el Pacto de Ternura para crear conciencia sobre la crianza positiva y promover la implementación de una prohibición legal del castigo físico.

En Rumania, un estudio de World Vision analizó las razones por las que los padres golpean a los niños y niñas. Con base en evidencia, estamos diseñando programas para transformar estas causas subyacentes, creencias y comportamientos.

"[Como] niños y niñas, también podemos hacer cambios para nosotros mismos al apoyar a los adultos que nos rodean para que conozcan nuestros derechos y cómo protegernos de la violencia. Nunca olvides nuestro papel para ayudar a nuestros pares cuyos derechos están en peligro ", dice Narangel, un joven y apasionado líder de Mongolia.

El castigo físico prospera en silencio y aislamiento. Es por eso que World Vision también exige mecanismos sensibles, confidenciales y accesibles para que niñas y niños denuncien incidentes de castigo físico y lugares donde puedan recibir asesoramiento de calidad y apoyo de la justicia penal.

El castigo físico, al igual que otras formas de violencia contra la niñez, "causa graves trastornos emocionales en los niños y niñas y muchos de ellos pierden la fe en la vida", dice Chamindu, de 13 años, un joven líder de Sri Lanka. "Hace hincapié en la idea de que los niños y niñas son indignos y sin valor".

Los niños están lejos de ser inútiles. Ellos son nuestro futuro

Salmos 19:1 dice, “Los cielos proclaman la gloria de Dios; el firmamento revela la obra de sus manos.”

Asegurémonos de que las estrellas que los niños ven sean solo las que Dios tiene para ellos.