Inicio / Centro de Prensa / Historias y Testimonios

Una semana después del terremoto

Fuerza Ecuador

El 80% del centro de Portoviejo ha quedado sin electricidad y sin agua. Miles de personas han sido evacuadas a albergues temporales mientras el gobierno ecuatoriano continúa con las labores de limpieza y remoción de escombros

Fotos: Víctor Martínez, Oficial Regional de Comunicación World Vision América Latina

Viernes 22 de abril de 2016

Llegamos a Portoviejo, provincia de Manabí, una de las zonas más afectadas por el terremoto de 7,8 grados que sacudió Ecuador hace más de una semana. Mientras entrábamos en la ciudad, era visible el movimiento de militares, cercos policiales que alejaban a la población de edificios que podrían colapsar, equipos de rescate, bomberos que iban y venían.

A medida que avanzábamos a nuestro centro de operaciones, nuestro colega Javier Sánchez nos narró que en el centro comercial de la ciudad murió una chica tras el colapso del techo, decenas más resultaron heridos.

Ya en la oficina local de World Vision, el trabajo no paraba, 27 colegas llevaban  trabajando varios días de sol a sol. Todos tienen una historia que contar, sus testimonios impactan, pero afortunadamente, ellos y sus familias han sobrevivido a la tragedia.  Me inspira verlos entregarse por su gente, especialmente por los niños y las niñas afectados de su provincia.

Tengo la esperanza que tendremos una mejor ciudad que la que ya teníamos. Como World Vision, es importante que colaboremos en las acciones de reconstrucción. Para salir adelante tenemos que trabajar juntos

No podíamos esperar, debíamos salir, teníamos que contarle a la gente lo que estaba pasando aquí y por qué es tan importante su ayuda. Carlos Freire, Coordinador de la Zona Costa de World Vision Ecuador, nos llevó a la zona cero, donde en 50 segundos sucedió una de las desgracias más grandes que haya vivido el país en mucho tiempo. Llegando al centro de Portoviejo, sólo pude recordar las imágenes de guerra que se miran en los noticieros; edificios en el suelo, maquinaria demoliendo lo que quedó de casas y edificios, equipos de rescate haciendo una pausa para continuar la búsqueda. Es una zona triste, oscura. Los olores de descomposición orgánica se perciben en el aire. Vecinos y comerciantes regresen con el corazón partido para solamente confirmar que no les quedó nada. “Tengo la esperanza que tendremos una mejor ciudad que la que ya teníamos. Como World Vision, es importante que colaboremos en las acciones de reconstrucción. Para salir adelante tenemos que trabajar juntos”, afirmó Carlos.

El centro de Portoviejo era una área comercial y habitacional. El 80% de la zona ha quedado sin electricidad y sin agua. Miles de personas han sido evacuadas a albergues temporales mientras el gobierno ecuatoriano continúa con las labores de limpieza y remoción de escombros. 

Sábado 23 de abril de 2016

Visitamos un Espacio Amigable que World Vision ha instalado en un albergue cerca de Portoviejo. Aquí, 38 familias pasan sus días entre réplicas e incertidumbre sobre su futuro. 56 niños y niñas participan cada día de actividades que les están ayudando a canalizar el impacto emocional del desastre en sus vidas. Mientras dibujan, nos acercamos a platicar con ellos. Nos reciben como si nos conocieran de hace tiempo. Ahí conocí a Steven, un niño de 11 años. “Estaba en casa de mi abuelito viendo la televisión, ahí comenzó el terremoto. Como la casa se cayó, tuvimos que irnos con mi abuelita Vicenta, pero desde el sábado estamos en el albergue. Me gusta venir a las actividades porque hay muchos niños. Conocí a un amigo especial que se llama Trampolín, es el perro de un niño que también está aquí”, nos relató.

Steven, 11 años

Las sesiones de este Espacio Amigable son realizadas por Fidel García, Técnico del Ministerio de Inclusión Económica y Social del Ecuador, quien fue capacitado por World Vision. “Las niñas y los niños pintan, se divierten, se distraen. Dejan atrás el momento de dolor y angustia que vivieron sus familias y ellos mismos. Es un momento para estar felices. Se olvidan de todo, comparten y están unidos. La verdad es que este espacio está ayudando a reconstruir la alegría de los niños, para darles la esperanza que deben tener. Nos ha servido muchísimo para compartir con ellos y mediante la solidaridad poder despejar los miedos que pueden tener”, comentó Fidel.

Fidel García, en el centro, Técnico del Ministerio de Inclusión Económica y Social del Ecuador junto a algunos niños del Espacio Amigable de la Niñez

Minutos después, hicimos una parada en el ex aeropuerto de la ciudad, donde más de 600 personas están siendo albergadas. En este lugar, World Vision facilitó carpas que están dando refugio a decenas de niños y familias.

World Vision facilitó carpas que están dando refugio a decenas de niños y familias en el ex aeropuerto de la ciudad de Portoviejo.

Domingo 24 de abril de 2016

Junto al Equipo de Respuesta de World Vision, visitamos la zona cero de Manta, otro municipio que tiene grandes daños. Las calles del centro están desoladas, la limpieza de los escombros es más lenta que en Portoviejo. Este lugar es especial porque muchos veranos de mi infancia los pasé aquí con mis tíos, mis tías y mis primos. Pedí a mis colegas poder visitar la casa de mi tía. Sé que su dolor es grande por el fallecimiento de mi prima Evelyn en Pedernales, otra ciudad devastada por el terremoto. Finalmente llegamos, mi tía estaba muy tranquila pero no podía ocultar su dolor, ese mismo sufrimiento que miles de Manabitas sienten por la pérdida de más de 654 personas a causa del sismo.

Personal de World Vision Ecuador recorre la zona cero en el sector de Tarqui en la ciudad de Manta

Estamos por terminar el día, mis colegas se miran cansados, pero los admiro porque han puesto toda su fuerza para estar de pie. Mañana lunes es un día importante porque llegará un cargamento con artículos de limpieza e higiene que World Vision entregará a familias damnificadas en Portoviejo.

Más de 27 colaboradores de la oficina de World Vision Ecuador en Portoviejo han apoyado las labores de respuesta en emergencia.

Nota original de: World Vision América Latina y El Caribe

También puedes leer: Niños afectados por terremoto cuentan con Espacios Amigables para jugar y recuperarse


Comentarios en facebook ()