Inicio / Centro de Prensa / Noticias

Voluntarias canadienses visitan sectores de El Milagro y Miramar en Trujillo


Trujillo, agosto del 2011 

Siempre rodeadas de niños y niñas. Así se les vio en estas últimas semanas, caminando y buscando en alejados y algunas veces inhóspitos lugares de la ciudad de Trujillo. Visitando sus hogares, compartiendo con ellos, cocinando, haciendo deporte, aprendiendo cosas nuevas con ellos y hasta viviendo un día en su vida cotidiana. Fueron 9 las integrantes de una delegación de voluntarias canadienses que visitaron esta localidad, específicamente los sectores de El Milagro y Miramar, en un programa especial que duró 13 días durante el mes de Agosto y en el que tomaron contacto con la realidad que viven los niños y niñas de estas zonas.

Las visitantes, provenientes de Montreal, Toronto, Quebec y otras regiones de Canadá participan en su país en un programa de voluntariado que promueve la organización humanitaria World Vision International. El objetivo del viaje fue que ellas establezcan y registren un contacto directo con los niños y niñas y las condiciones en que viven, lo cual permitirá que posteriormente puedan sensibilizar a las personas y posibles patrocinadores en su país de origen.
 
Llamando la atención de propios y extraños, estas desinteresadas jóvenes cumplieron su misión en agitadas y a veces extenuantes jornadas en las que, ayudadas por el personal que labora en los proyectos de desarrollo de área y algunos traductores locales, visitaron más de una veintena de hogares, y desarrollaron talleres y actividades lúdicas, de integración y de intercambio de experiencias en coordinación con voluntarios locales, organizaciones de base, wawa wasis, voluntarias locales, madres guías, adolescentes organizados, profesionales de salud y educación, funcionarios municipales; todo con la intención de llevar a su país de origen una idea clara de cómo viven los niños y niñas cuyas vidas se esforzarán en transformar con apoyo de otras personas e instituciones.
 
Asimismo, las integrantes de la delegación enriquecieron su experiencia como voluntarias aprendiendo cómo los programas de World Vision en la zona ayudan a proveer un entorno más favorable para los niños lo cual a su vez les permitirá encontrar personas interesadas en aportar a la mejora de su calidad de vida y de la comunidad. En ese sentido, también compartieron con niños, niñas y adolescentes de la localidad minera de Quiruvilca, específicamente de las Unidades Productivas “My Fantasy” y “Super Cheff” con quienes aprendieron secretos y habilidades de alta cocina y bisutería.
 
Sin embargo, ésta no fue sólo una misión significativa para ellas. A decir de los pobladores, el encuentro dejó huella y marcó un profundo significado de esperanza en las personas que viven en estos sectores y que también se esfuerzan por salir adelante “Nos hemos acostumbrado a verlas aquí y ellas nos animan porque nos  hacen sentir que no estamos solos. Esperamos que regresen algún día  y les damos las gracias porque por  ellas después podremos aprender cosas que nos permitan salir de la pobreza y que nuestros hijos estén mejor”.

Comentarios en facebook ()