Inicio / Centro de Prensa / Noticias

Voluntariado comunitario por el bienestar de la niñez


En el Día Internacional del Voluntariado, compartimos el testimonio de Paulina, María Luz y Manonga, tres mujeres de Villa María del Triunfo, cuyo compromiso por el bienestar de la niñez ha sido reconocido por los pobladores, los dirigentes e instituciones locales.

Ellas empezaron siendo promotoras comunitarias con World Vision Perú, y luego de un proceso de capacitación, hoy tienen la acreditación del Centro Emergencia Mujer y el Centro de Salud local, participan activamente, y de forma voluntaria, en las campañas médica de prevención y en la lucha contra la violencia familiar y sexual.

Paulina (50 años):
Voluntaria por la niñez en Villa María del Triunfo.

Yo vine de Huánuco hace muchos años. Sólo estudié hasta primer grado de primaria, pero siempre me gustó ayudar a los niños. Cuando vine a vivir aquí, veía el maltrato de los adultos hacia ellos y me tenía que quedar callada, por eso dije que si me convertía en promotora (con World Vision), sería para defender a los niños. Ahora ellos me tienen cariño y siempre me buscan cuando hay algún problema que resolver, porque desde que comencé les enseñé a ser honestos, a no tener miedo de decir la verdad, mientras venían a mi casa para pintar y dibujar.

La comunidad me ha re-elegido como promotora, ya tengo seis años monitoreando la salud, educación y el trato que reciben 69 niños de mi barrio, que están a mi cargo. A cambio he recibido la confianza, el respeto y mucho cariño de los niños. Yo siempre digo a los padres que cuiden a sus hijos, porque tienen en sus manos el futuro y que no lo suelten.

María Luz (52)
Voluntaria por la niñez en Villa María del Triunfo.

Mi motivación para ser promotora voluntaria es que los niños tengan las mejores oportunidades para desarrollarse. Cuánto me hubiera gustado a mi saber todo lo que sé ahora cuando mis hijos eran pequeños, así los hubiera alimentado y cuidado mejor, por eso les digo a las mamás jóvenes que ellas ahora tienen que aprovechar lo que se les enseña, porque esto no se consigue así no más. Con las capacitaciones que he recibido sobre salud, nutrición y estimulación temprana puedo aconsejar a las madres, ese es mi trabajo. Cada mes las visito y veo cómo están sus hijos.

Me siento muy satisfecha con lo que hago, porque estoy ayudando a mi comunidad. Eso lo han reconocido los dirigentes e incluso el centro de salud y el CEM, porque ahora soy acreditada como promotora en salud y facilitadora de lucha contra la violencia familiar y sexual.

Manonga (45)
Voluntaria por la niñez en Villa María del Triunfo.

A mí me motiva el cambio que quiero para que los niños tengan un futuro mejor. Siempre les digo a ellos que todos podemos ayudar, aunque seamos chicos, y entonces me preguntan, ¿cómo puedo ayudar yo si soy niño?. Sí puedes ayudar, le digo. Por ejemplo, si con tus fuerzas no puedes ayudar a alguien, puedes avisar a un adulto para que lo haga.

Muchas veces ellos se sienten disminuidos o limitados por que son pequeños o por las condiciones en las que viven, pero yo les digo que tienen que persistir en lo que quieren lograr, porque tienen que ser mejores que sus padres.


Comentarios en facebook ()